Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Los 14 pasos para tramitar una instalación de autoconsumo
Autor Mensaje
Responder citando Descargar mensaje
Mensaje Los 14 pasos para tramitar una instalación de autoconsumo 
 


Información publicada en El Economista en el enlace siguiente:

https://www.eleconomista.es/empresa...toconsumo-.html

Citar:
Los 14 pasos para tramitar una instalación de autoconsumo

Una instalación doméstica debería exigir entre uno y tres meses

La nueva normativa del autoconsumo revisa los procedimientos de tramitación de este tipo de instalaciones con la intención de simplificar y acortar los plazos burocráticos. A grandes rasgos, una instalación doméstica debería exigir entre uno y tres meses, con independencia de la duración de la obra -que suele rondar una semana- y a expensas de algunas normas de detalle pendientes de promulgar.

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (Idae) ha publicado una Guía de tramitación del autoconsumo orientada a los instaladores, que trata de aclarar el complejo proceso. Básicamente, depende de varios elementos: el tamaño del sistema, si verterá excedentes a la red eléctrica y si es individual o compartido. Hay elementos comunes a todos ellos, como tener que pedir una licencia de obras al Ayuntamiento, pero también hay importantes diferencias, sobre todo en la relación con la empresa eléctrica y la gestión de los excedentes.

En todos los casos de las tramitaciones participan los tres niveles de la Administración, el local, el autonómico y el estatal, así como las compañías eléctricas. La tramitación más sencilla es para las instalaciones menores de 10 kW -unos 80 metros cuadrados-, puesto que están exentas de varios de los trámites, incluidos la presentación de los avales para el acceso y la conexión a la red de distribución, de 40 euros por kW.

 Image

Antes de acometer la instalación
1.- Diseño del sistema. El primer paso es asegurarse de que no hay impedimento al futuro sistema de autoconsumo, porque puede haber restricciones en función del ordenamiento urbanístico, de la protección ambiental o de que se ubique en una zona histórica. Luego hay que diseñar la instalación propiamente dicha, que debe hacer un instalador autorizado y disponer, como mínimo, de una memoria técnica, de acuerdo con la normativa.

2.- Permiso de acceso y conexión. Una vez ejecutado el proyecto, es necesario solicitar los permisos de acceso y conexión a la red a la empresa distribuidora. Las plantas menores de 15 kW, y las que no viertan excedentes, están exentas de este trámite en suelos urbanos, puesto que aprovechan sus acometidas de consumo convencionales. Las demás tienen que pedírselo a la empresa eléctrica y presentar los citados avales. La eléctrica debe responder, en el mejor de los casos, en un plazo de 10 días; si deniega el acceso, ha de justificarlo y hay un plazo de 30 días para reclamar.

3.- Licencia de obras e impuestos locales. Según el tamaño de la instalación, en vez de la licencia, puede bastar una mera comunicación al Ayuntamiento o pueden exigirse estudios adicionales, sobre todo para las instalaciones en tejado, como de cargas o resistencia al viento. Aquí deben liquidarse el Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO), que puede bonificarse en un 95% y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), sobre el que algunos consistorios han establecido rebajas que llegan al 50%.

4.- Autorización ambiental o de utilidad pública. Las plantas menores de 100 kW no deberían requerir estos trámites autonómicos, pero cabe la posibilidad de la comunidad autónoma lo exija por emplazarse en un territorio protegido.

5.- Autorización administrativa previa. Igualmente, las plantas menores de 100 kW están exentas del trámite autonómico. Las plantas muy grandes, a partir de 50 MW deben pedir el permiso directamente al Ministerio competente en materia de energía.

Después de la obra
6.- Certificados de la instalación y de fin de obra. Una vez ejecutada la instalación hay que presentar en la Comunidad Autónoma el certificado del electricista -si el sistema tiene menos de 10 kW- o de un técnico de grado superior. Puede pedirse una declaración responsable del titular que certifique la posesión de la autorización de todo aquel organismo tercero que pueda verse afectado por la misma y, si es un autoconsumo colectivo, la autorización de los propietarios del inmueble de acuerdo con la Ley de Propiedad Horizontal.

7.- Inspección inicial e inspecciones periódicas. A las instalaciones menores de 100 kW no se les exige la inspección inicial de un Organismo de Control Autorizado (OCA), pero conviene consultar a la comunidad autónoma, porque podría hacerlo antes de la emisión del certificado de instalación. Las revisiones periódicas son quinquenales en el caso de las plantas en baja tensión.

8.- Autorización de explotación. Los sistemas menores de 10 kW están exentos de este permiso autonómico, pero se puede exigir si han debido presentar un proyecto técnico visado.

9.- Inscripción en los registros de autoconsumo. Las instalaciones menores de 100 kW no tienen que realizar el trámite, puesto que la Comunidad Autónoma las inscriben de oficio; las mayores sí deben hacerlo, de acuerdo con el procedimiento de cada Comunidad. Ésta remite los datos posteriormente al Registro administrativo de ámbito nacional.

10.- Inscripción en el Raipre. Las instalaciones sin excedentes no les aplica la inscripción en el Registro administrativo de instalaciones de productoras de energía eléctrica (Raipre), de carácter nacional. Si generan excedentes sí tienen que inscribirse; a las menores de 100 kW se lo hace el Ministerio directamente; las mayores tienen que solicitarlo.

Los contratos eléctricos

Antes de la nueva normativa era el punto más espinoso de todo el proceso, por falta de concreción. Ahora debería agilizarse mucho más, pero aún está pendiente la promulgación de alguna normativa de detalle -la semana que viene hay una reunión en la CNMC al respecto-, algo previsto para el mes de julio.

11.- Contrato de acceso y conexión. Las instalaciones de cualquier potencia conectadas a la red interior no precisan un nuevo contrato; basta el habitual del suministro al consumidor, aunque habrá que notificar a la eléctrica que ha de modificar el contrato existente para incluir la modalidad de autoconsumo.

En el caso de que la instalación use la red de distribución hay dos opciones: en las plantas menores de 100 kW, la modificación del contrato le corresponde a la eléctrica, de oficio, tras recibir la comunicación de la comunidad autónoma; en las mayores de 100 kW, sí debe realizarse la petición a la distribuidora para que modifique los contratos. El trámite dura 15 días.

12.- Contrato para servicios auxiliares. Estos servicios son los que permiten el funcionamiento de la instalación de generación y no será necesario suscribir un contrato específico si representan menos del 1% de la energía generada.

Ahora bien, el cambio de contrato sólo se admite pasado un año, lo que puede implicar un coste de hasta 400 euros, como señala David, Pérez, director jurídico de Hola Luz, quien lo considera una barrera para el autoconsumo fotovoltaico, puesto que los sistemas solares no precisan servicios auxiliares.

13.- Comunicación o contrato de compensación de excedentes. Este contrato es necesario a menos que se trate de una instalación individual sin excedentes. En el caso de la instalación colectiva, aunque no se vierta electricidad a la red, debe suscribirse un acuerdo sobre el reparto de la energía autogenerada entre los distintos participantes y notificarlo a la compañía eléctrica.

En el caso de las instalaciones con excedentes, además, debe haber un contrato para la compensación de dichos excedentes entre el productor y el consumidor o los consumidores (que pueden ser los mismos sujetos), al precio que consideren y con el reparto de energía al que hayan llegado.

14.- Contrato de representación. Únicamente para las instalaciones que además de autoconsumir, viertan y vendan la energía a la red, lo que exige actuar como un generador convencional, con las obligaciones y responsabilidades habituales.


Citar:
Guia de autoconsumo de El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (Idae)  orientada a los instaladores

https://www.idae.es/tecnologias/energias-renovables/autoconsumo

AUTOCONSUMO

Consumo de bienes o recursos por parte de quien los produce

Guía de Tramitación del Autoconsumo (versión preliminar)
Elaborada  en colaboración con ENERAGEN y publicada el 10 de abril 2019.

El objetivo fundamental de la Guía de Tramitación del Autoconsumo es describir los trámites a realizar ante la Administración y con la compañía distribuidora.

En ella se describen los pasos necesarios para la tramitación de instalaciones de generación eléctrica en autoconsumo de cualquiera de las modalidades previstas en la normativa, tanto para instalaciones de autoconsumo individual, como para instalaciones en autoconsumo colectivo.

Esta Guía de Tramitación del Autoconsumo se dirige al público en general, pero más específicamente a las empresas instaladoras de sistemas de autoconsumo. En esta guía se dividen las instalaciones en dos grandes grupos, según sean SIN excedentes o CON excedentes.

Para cada grupo, podrá encontrar una descripción de los 17 pasos que deben darse para realizar todos los trámites con las administraciones y con las compañías distribuidoras y/o comercializadoras, así como el detalle de los casos en los que las instalaciones quedarían exentas de ciertos trámites concretos.

La Guía Incorporará en las próximas semanas nuevas entradas, que completarán finalmente su contenido.

Real Decreto  por el que se regulan las condiciones del autoconsumo

El 5 de abril de 2019  El Gobierno aprueba el Real Decreto por el que se regulan las condiciones del autoconsumo

El Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, completa el marco regulatorio sobre autoconsumo, impulsado con el Real Decreto-ley 15/2018 que derogó el denominado impuesto al sol, aportando certidumbre y seguridad a los usuarios. En particular desarrolla:

las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica,
define las instalaciones próximas a efectos de autoconsumo,
desarrolla el autoconsumo individual y colectivo,
establece un sistema de compensación simplificada entre los déficits de los consumidores y los excedentes de sus instalaciones de autoconsumo, y
organiza el registro administrativo de autoconsumo de energía eléctrica así como su procedimiento de inscripción que no supondrá carga administrativa para los consumidores.
El Real Decreto habilita diversas posibles configuraciones para las instalaciones de generación que podrán ser:

individuales, cuando exista un único consumidor asociado a la instalación o

colectivos, cuando existan varios consumidores asociados a la misma instalación de generación. La figura del autoconsumo colectivo permite, por tanto, las instalaciones de autoconsumo en las comunidades de propietarios o en polígonos industriales.

Las instalaciones de generación podrán conectarse de diferentes formas, de manera que serán:

instalaciones próximas en red interior, cuando se conecten en la red interior de los consumidores, o

instalaciones próximas a través de red, cuando se conecten a las redes de baja tensión que dependan del mismo centro de transformación, o se conecten a menos de 500m del consumidor, o estén ubicadas en la misma referencia catastral que el consumidor.

Además, introduce un mecanismo de compensación simplificada que permitirá a los consumidores reducir su factura eléctrica, compensando sus excedentes de la energía producida y no autoconsumida.

Modalidades de autoconsumo:

SIN excedentes. Cuando existen sistemas antivertido que impiden la inyección de energía excedentaria a la red de transporte o distribución. En estas instalaciones el desarrollo tecnológico se alía con el progreso comercial del almacenamiento con baterías, que permite una mejor gestión de los picos de demanda mientras reduce la presión sobre las redes de distribución.En este caso existe un único tipo de sujeto: el consumidor.

CON excedentes. Cuando las instalaciones de generación pueden, además de suministrar energía para autoconsumo, inyectar energía excedentaria en las redes de transporte y distribución. En estos casos existen dos tipos de sujetos: consumidor y productor.

Las instalaciones con excedentes podrán ser:

CON excedentes ACOGIDAS a compensación

En esta modalidad la energía que no se autoconsuma de forma instantánea se vuelca a la red de manera que al final del periodo de facturación (como máximo un mes) el valor de esa energía excedentaria se compensará en la factura del consumidor.

Pueden optar a esta modalidad las instalaciones individuales y colectivas conectadas en red interior que cumplan las condiciones descritas en el Real Decreto.

CON excedentes NO ACOGIDAS a compensación

En esta modalidad la energía que no se autoconsuma de forma instantánea se vuelca a la red y se vende obteniendo por ella el precio del mercado eléctrico.

Con cualquiera de las modalidades, las instalaciones de autoconsumo ofrecen a los consumidores interesantes ahorros en su factura eléctrica.

Autorización de la tramitación urgente de las condiciones  técnicas y administrativas del autoconsumo

El 7 diciembre 2018   El Gobierno autoriza la tramitación urgente de las condiciones técnicas y administrativas del autoconsumo de energía

El autoconsumo energético consiste en el uso de la energía generada por una instalación para el consumo propio.

El desarrollo del autoconsumo garantiza a los consumidores el acceso a alternativas más baratas y respetuosas con los límites del planeta, contribuye a reducir las necesidades de la red eléctrica, genera mayor independencia energética y permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, es una actividad generadora de empleo vinculado a la transición ecológica, como ya se ha demostrado en países de nuestro entorno.

La tecnología aplicada al desarrollo de las energías renovables las ha hecho más eficientes y rentables, hasta el punto de ser capaces de producir electricidad en condiciones menos óptimas de viento o radiación solar, y en el caso de los paneles fotovoltaicos a un coste un 70% más bajo que hace una década.

Todo pensado también para que el ahorro y la eficiencia energética formen parte de la conducta cotidiana del hogar y, en el caso de instalaciones conectadas, el consumo se centre principalmente en las horas diurnas, para tirar de tu propia energía.

El autoconsumo colectivo, por parte de varios consumidores para aprovechar las economías de escala, encaja dentro del ámbito del consumo próximo.

Son instalaciones próximas las que están conectadas en la red interior de los consumidores asociados, unidas a estos bien a través de líneas directas o bien conectadas a la red próxima. De esta manera, se puede hablar de autoconsumo colectivo en un edificio o un conjunto de edificios a través de redes próximas.

Existen modelos muy diferentes de autoconsumo colectivo, dependiendo de si el edificio ya está construido o habitado o está por construir, de la superficie que tengamos disponible para la instalación, del gasto que estemos dispuestos a asumir, del servicio que queramos obtener o del grado de consenso que alcance la propuesta entre la comunidad de vecinos.

La modalidad más sencilla de autoconsumo colectivo es la de una instalación que cubra las necesidades energéticas de las zonas comunes del edificio, como son la iluminación de escaleras, rellanos, portales, garajes y trasteros o el funcionamiento del ascensor. Las posibilidades se amplían si hablamos en término de urbanización, con piscinas y otras zonas comunes (patios, salas, zonas de juegos y deportes, etc.). En este caso se trata de una instalación básica y la titularidad corresponde a la comunidad de propietarios, única usuaria de la instalación.

A partir de esta primera posibilidad se abren otras, como la instalación integral, más completa y de mayor potencia, que permite abastecer de energía a las viviendas y a los locales comerciales del edificio si los tuviera. En este caso, especialmente atractivo para nueva construcción, el titular también es la comunidad de propietarios, que se encarga de facturar a cada uno de los vecinos.

Un último caso sería el de la instalación flexible, que en un principio sólo abastecería a aquellos vecinos que hubieran decidido conectarse, aunque permitiría que otros vecinos se fueran sumando posteriormente, lo que la convierte en un tipo de instalación ideal para bloques de viviendas ya construidos.

Existen tanto empresas de servicios energéticos como comercializadoras de energía a las que se puede contratar la tramitación, diseño e instalación del sistema de generación de electricidad, y que pueden incluso ayudar con la financiación del proyecto.


Citar:
Texto completo del BOE en el enlace siguiente:

https://www.boe.es/boe/dias/2019/04/06/pdfs/BOE-A-2019-5089.pdf



 
 




____________
Francisco Pérez de Villar Martín.
 
Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:   
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 0 invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario